domingo, 14 de junio de 2009

Una nueva oportunidad...

"5:45

Una bruma espesa y fría rodeaba la estación. Aún era de noche y faltaban sólo quince minutos más para el próximo tren.

Después de diez años de idílico amor, otros cinco años tuvieron que pasar para darme cuenta que toda mi vida giraba en torno a ella. No bastó con quemar todos sus recuerdos, ni cambiarme de casa, no...esto iba más allá. No había lugar de la ciudad en que no hubiese estado con ella, ni canción en la radio que no le hubiese dedicado, ni perfume que no le hubiese obsequiado...incluso me escuchaba repitiendo sus muletillas que tanto odié alguna vez...todo, literalmente todo me hacía recordarla...

Nadie pensó que terminaríamos así, todos nos veían juntos por siempre, como los amores de antaño. También lo pensaba así, mas desperté un día con una nota triste a mi lado, ya sin su aroma, ya sin su calor, ya sin su amor...

Fue después de esta epifanía que decidí tomar un tren que me llevara lo más lejos que pudiera, y comenzar una nueva vida: otro idioma para ni siquiera recordar las cosas que le decía, cambiar de trabajo, cambiar de amigos, cambiar hasta el oxígeno que ella también respiraba...cinco años de tristeza y soledad ya eran suficientes. Lo único que deseaba era una nueva oportunidad para empezar de cero y volver a ser feliz.



5:55

Suena un silbato...tomo mi maleta, muestro mi boleto y me dispongo a subir...quise mirar por última vez hacia la ciudad, pero no tenía sentido, mi nueva vida me lo exigía: nada de viejos recuerdos.

Busqué mi asiento. Me senté hacia el pasillo, como siempre solía hacer. Recliné la butaca y me acomodé para dormir, y quién sabe...tratar de empezar ya a olvidar...

Apenas había cerrado los ojos, alguien me pide permiso para pasar al asiento de ventana. Por un momento pensé que estaba soñando. Mi peor pesadilla, mi peor fantasma regresaba a atormentarme...

Era ella...

6:00

El tren comienza a moverse. Comenzamos a hablar, a ponernos al día...le invento una excusa por mi viaje, mientras pienso que tragi-cómico era el maldito destino que parecía jugar a diestra y siniestra con nuestros corazones...

Con el pasar del viaje, todo comenzó a ser más claro...



Fue como si el tiempo y la distancia jamás hubiesen pasado por nosotros...Una vez más el brillo en sus ojos fue como cuando la conocí, una vez más mi estómago volvía a revolverse sin razón...una vez más nuestros labios se reencontraron en un dulce y tierno beso...

En ese momento me di cuenta que aquel maldito destino me estaba regalando una segunda oportunidad...Iba a empezar una nueva vida, desde cero...junto a ella..."

José Luis

6 comentarios:

Alijodos dijo...

Preciosos relato amigo joselo....una segunda oportunidad las que la vida nos concede y nos sabemos aprovechar...o si...suerte...saludos amigo...

Anónimo dijo...

es un bello relato, trasportas la mente al momento y transportas al corazón las emociones.

Caroly dijo...

Me gustó y harto... nose porque pero me imaginé en él...
aunque a mi me sobrepasaria el orgullo! jaj, lo sabes :(

Pero Ojala todo final fuera como el q escribes migo..pero lamentablemente solo pasó en tu cuento .. =P

solo decir q t kiero de aquí al sol! (ida y vuelta)
y graxx x aguantar mis niñerias!

PD: Gracias x lo de adorable =)

Rosa dijo...

Hola Joselo.
Me ha gustado leerte.Como dice Alijodos ojalá supiéramos aprovechar esa segunda oportunidad.
Un bonito relato. Ha pasado de verdad?
Un abrazo

Brenna dijo...

ufff...
eso de las segundas oportunidades son contraproducentes a todo inicio.

jajaja, ESO NI YO ME LO CREO!.

Es una pena que haya gente (bien sabes que me incluyo) que necesita de segundas oportunidades para darse cuenta de lo que perdió. En fin, caminante no hay camino!

:D
Besitos, nos vemos hoy.

moderato_Dos_josef dijo...

Ahh que bonita historia. he hecho muy bien en detenerme a leerte. Excelente final con segunda oportunidad!!!
Un abrazo!